top of page

Nuestro Planteamiento

El tantra no dual se inspira en el tantra shivaíta de Cachemira, un movimiento filosófico y espiritual no dual, que floreció hace más de mil años.

 

Es importante destacar que los objetivos originales de este camino místico milenario son el reconocimiento y la celebración de nuestra naturaleza esencial no dual. No son prácticos, terapéuticos, ni de crecimiento personal.


No obstante, la esencia del tantra de Cachemira y las técnicas prácticas inspiradas en él, aunque surgieron con diferentes objetivos, siguen siendo un tesoro de utilidad y eficacia que se pueden aprovechar incluso fuera de un camino espiritual tradicional, especialmente en el ámbito terapéutico y en la mejora del bienestar y la calidad de vida.

Nuestra vivencia y experiencia personal y profesional durante casi veinte años así lo atestiguan.
 

Somos conscientes de que este proceso de extracción de prácticas del contexto espiritual en el que nacieron es extremadamente delicado.


Las prácticas tántricas y aquellas genuinamente inspiradas en sus fundamentos, a pesar de su aparente simplicidad, requieren años de práctica y estudio para profundizarlas y dominarlas antes de poder enseñarlas o utilizarlas profesionalmente, similar al tiempo y esfuerzo necesarios para estudiar piano en un conservatorio.

Sin embargo, las prácticas para un uso personal, pueden ser efectivas en períodos mucho más cortos si se siguen con un guía experto.
 

Improvisarse como “profesor” antes de alcanzar la maestría, en la mayoría de los casos, distorsiona completamente el sentido y la utilidad de las prácticas y puede resultar perjudicial para los practicantes.


El tantra de Cachemira, considerado como un camino espiritual no dual, no puede ser objeto de una educación con objetivos determinados y programables; ya que representa una autoindagación que desmonta todas las capas de los condicionamientos para llegar simplemente a la esencia de lo que somos.

Un verdadero camino espiritual es el recorrido de toda una vida y está sujeto a una serie de factores completamente independientes de nuestra voluntad.

Aclarado esto, creemos que las prácticas y enseñanzas inspiradas en el tantra auténtico pueden enseñarse y practicarse útilmente fuera de un camino espiritual estricto e incluso ser objetos de una formación seria y eficaz, siempre y cuando esto sea realizado por personas verdaderamente expertas y conscientes del poder de lo que están utilizando o transmitiendo.


A raíz de estas consideraciones hemos decidido proponer nuestra Formación en Tantra No Dual y Masaje de Cachemira.

Shiva lingam, acuarela, ©AxelCipollini

Sobre la base de los puntos anteriores, ofrecemos dos enfoques con objetivos específicos diferentes, que, sin embargo, pueden combinarse según las necesidades y preferencias personales.

Más detalles en la pagina Instituto.

   

El shivaísmo tántrico de Cachemira no se ocupa principalmente de sexualidad, sino de la vida en su totalidad, en todos sus aspectos: físico, emocional, psicológico y espiritual.

Al mismo tiempo, podemos confirmar que entre los efectos secundarios de muchas prácticas tántricas (incluso y sobre todo las no sexuales) se encuentra una “explosión” de sensibilidad física y emocional que lleva a una experiencia sexual mucho más rica, creativa y plena.

 

Esto no se debe a técnicas sexuales o físicas específicas, sino a una transformación integral de nuestra relación con el universo que nos rodea. En otras palabras, la relación sexual no cambia porque alteremos el ritmo, la respiración o porque creamos ser Shiva o Shakti; el proceso es mucho más complejo y no se lleva a cabo en un par de fines de semana “tántricos”.


Somos conscientes de que el camino tántrico, incluso históricamente, es extremadamente diferenciado, a veces contradictorio y, por lo tanto, difícil de definir.

Por lo tanto, con la creación de este instituto, no pretendemos (ni creemos que sea posible) establecer una supuesta ortodoxia tántrica con estructuras y reglas rígidas para seguir, ni queremos crear una iglesia o cofradía tántrica moderna. Tampoco pretendemos ser jueces ni limitar nuestra propia libertad ni la de los demás.

 

Lo que queremos hacer es simplemente preservar y transmitir la esencia de la tradición tántrica y la no dualidad somática, sus principios básicos y una serie de prácticas inspiradas en el tantra que hemos practicado y enseñado útilmente durante muchos años. No afirmamos que estas sean las únicas prácticas originales, ni que sean las únicas efectivas.


bottom of page